Modelo Académico del CUCS

 

La organización interna del CUCS responde a dos criterios fundamentales: las disciplinas y los campos profesionales en el área de la salud. Se entiende por disciplina un campo de conocimiento científico, que responde al estudio de un objeto teórico específico (por ejemplo, la Fisiología, la Morfología, la Psicología, etc.). Se entiende por campo profesional un espacio en el que se realizan determinadas prácticas orientadas a la satisfacción de necesidades sociales. De este modo, la estructura del CUCS se orienta, por una parte, a la producción y reproducción de los conocimientos de las llamadas ciencias o disciplinas de la salud, y por otra, a la formación de recursos humanos que intervengan en diferentes campos profesionales para satisfacer las necesidades de salud de nuestra población.
 
Definición de Ciencias de la Salud.
La salud y la enfermedad pueden ser conceptualizadas como productos, como estados o como procesos:

-En el primer caso, la salud es el resultado de las interacciones que el sujeto establece con su entorno durante su desarrollo, en un contexto sociocultural concreto.

-En el segundo caso, la salud como estado se refiere a la situación de satisfacción-insatisfacción y/o de bienestar-malestar de las personas evaluadas por procedimientos específicos.

-Por último, la salud y la enfermedad pueden ser conceptualizadas como momentos de equilibrio o desequilibrio de un proceso determinado por las interacciones del sujeto con su entorno natural y social, mismo que puede expresarse en diversos niveles de organización de su actividad: el biológico, el psicológico o el social.

En cualquier caso, la salud y la enfermedad pueden observarse como un conocimiento generado como consecuencia de la valoración que el sujeto hace de sí mismo, o que otro sujeto (especialista en el área de la salud) construye de él a través de la práctica profesional.
 

Relación entre las disciplinas de la salud.

La salud y la enfermedad son cualidades, relativamente definidas en tiempo y espacio, del proceso vital del sujeto; por ello, convierten a éste en “objeto” tanto de estudio como de la práctica profesional de otros sujetos.

El abordaje científico de un determinado objeto de estudio puede hacerse desde múltiples perspectivas teóricas y metodológicas, lo que lo convierte en un objeto de estudio multidisciplinario. Por ejemplo, el problema del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) puede ser enfocado, para su estudio, desde la perspectiva de las ciencias biológicas, de la psicología, de la sociología, de la historia de la epidemiología, etc., esto es, desde una perspectiva multidisciplinaria.

En contraste, un objeto de estudio puede ser abordado mediante la interacción de diversas ciencias que comparten enfoques técnicos y metodológicos; en ese caso, estamos hablando de una perspectiva de carácter interdisciplinario. Un ejemplo es el estudio de los procesos de transformación molecular de los seres vivos, que es posible por la interacción de la biología y la química en la interdisciplina denominada bioquímica.

Dado que existen diversas posibilidades de dividir la realidad con fines de estudio, para el proceso salud-enfermedad se requiere de un paradigma central que integre de nuevo estas diversas perspectivas y relaciones disciplinarias, multidisciplinarias e interdisciplinarias.

En el CUCS, este paradigma central es el proceso vital de desarrollo del ser humano, el cual está en permanente interacción con su entorno natural y social, así como el conjunto de conocimientos que se generan de dicho proceso o que lo sustentan. Ese es el caso de las disciplinas que pueden formar parte de una ciencia independiente, pero que en algún momento se interesan por los problemas de la salud-enfermedad, por lo que confluyen e interactúan con ellos. Por ejemplo, la economía de la salud, la administración de los servicios de salud, la filosofía de la salud, etc.

Los campos profesionales en el área de la salud.

De la misma manera como el conjunto de objetos de estudio de una disciplina perfila el campo científico de la misma, el conjunto de objetos de una práctica profesional define sus campos profesionales.

Las prácticas profesionales son los problemas de la realidad con los cuales interactúa el profesional (profesionista) con el propósito de entenderlos, explicarlos, enfrentarlos y resolverlos. En otras palabras, son los aspectos de realidad que el estudiante y futuro profesionista debe contribuir a transformar con la aplicación directa del conocimiento científico de profesión, por la vía de la práctica y en el marco de su propia experiencia y formación educativa.

Estos objetos de práctica profesional, es decir, los problemas a resolver, están definidos por los objetivos de su trabajo profesional y contemplados en el perfil de cada profesión (médico, odontólogo, psicólogo, enfermera, nutriólogo, etc.).

En este sentido, la parte de la realidad abordada por una ciencia, o un conjunto de ciencias, puede ser simultáneamente un objeto de estudio (si los procedimientos utilizados están dirigidos a la obtención de conocimiento científico) o un objeto de práctica profesional (si los procedimientos permiten la aplicación de los conocimientos para la transformación de esa realidad).

Por tanto, en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud partimos de las siguientes premisas:

a) Las Ciencias de la Salud pueden ser abordadas en diferentes niveles: disciplinario, multidisciplinario e interdisciplinario.

b) En sus espacios formativos confluyen dos perspectivas: la disciplinar, que se encarga de la producción y difusión del conocimiento;

y la profesional, que se encarga de la formación de profesionistas capaces de desarrollar y aplicar sus conocimientos para la intervención en problemas de salud-enfermedad.